El presidente argumentó que el presupuesto nacional no puede limitarse a mantener el aparato burocrático, «porque entonces no se pueden liberar fondos para el desarrollo y el bienestar».

Para ilustrar el ahorro que se logra con los esfuerzos de austeridad refirió que el año pasado solo la Presidencia tuvo un presupuesto de 3,000 millones de pesos (USD 152,5 millones), mientras que en lo que va de 2019 se han ejercido 350 millones de pesos (17,8 millones de dólares).

Y con la previsión de cerrar el año con 600 millones de pesos (USD 30,5 millones).

«Sin corrupción y con austeridad se puede financiar el desarrollo sin aumentar los impuestos ni crear nuevos, sin incrementos en los servicios y sin seguirnos endeudando. Todo este año no ha crecido la deuda pública y proyectamos para el año próximo lo mismo», enfatizó.

Infobae