INERNACIONAL: HAITI FRENTE AL ABISMO, EL PRESIDENTE MOISE «PRESO EN EL PALACIO NACIONAL»

Andre Michel llega una hora tarde a la entrevista en su despacho, en el centro de la capital haitiana. Evitar calles bloqueadas, posibles emboscadas, ha sido parte de la vida cotidiana del abogado amenazado en el último año. La razón está en el grueso expediente que tiene delante, sobre su escritorio, entre tapas de cartón amarillo: “Petrocaribe” es el nombre del que podría considerarse como el mayor caso de corrupción en la historia reciente, que ha llevado a Michel a entablar una demanda contra el presidente Jovenel Moise.

Desde entonces, el abogado ha recibido amenazas de muerte. Desde entonces, Haití vive en estado de emergencia, porque la población se ha rebelado contra el Gobierno y ha paralizado el país con manifestaciones y huelgas, a las que a veces también se une la Policía.
“Pays lok”, país bloqueado, así describen los haitianos la situación. Delincuentes bloquean las carreteras interurbanas y exigen pagos o roban directamente a los pasantes. Hasta la ONU, que advierte de una emergencia humanitaria, ya solo distribuye suministros de socorro por vía aérea. Más de 40 personas murieron en las protestas. “El estado ha fallado, el presidente está preso en el Palacio Nacional”, comienza Michel la entrevista con DW.

Clásico Estado cautivo, desangrado por su élite

Más de 4 mil millones de dólares de ayuda entregó Venezuela a su aliado caribeño desde 2009. Docenas de proyectos –un nuevo edificio para el Parlamento, un nuevo mercado en Fontamara, un hospital y escuelas fueron financiados, pero no se construyeron, o quedaron a medias. El escándalo embarra al menos a cuatro presidentes y sus respectivos gobiernos.
El dinero –según ha descubierto entretanto el Tribunal de Cuentas, bajo presión de la población- ha desaparecido. En los bolsillos de políticos y empresarios nacionales y extranjeros, especialmente de empresas de construcción e importación de la vecina República Dominicana. Pero también las empresas Agritrans y Comphener, del actual presidente Moise, aparecen en el informe, entre otros, en relación con la instalación de excesivamente encarecidas lámparas solares.

Moise, popularmente conocido como el “Rey del plátano”, es el delfín del expresidente Michel Martelly, quien gobernó el país entre 2011 y 2016, como protegido de EE. UU. , y supervisó la mayor parte de la ayuda a la reconstrucción tras el terremoto de 2010. Martelly es cantante de profesión, y en una de sus canciones más viejas y populares, “Bandi Legal”, describe a Haití como un clásico Estado cautivo, impunemente desangrado por una élite que cooptó a todas las instituciones.

“Esto tiene que terminar ahora”

DW

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *