INTERNACIONAL: PERSECUCIÓN DE LADRONES TERMINA CON CUATRO MUERTOS EN MIAMI

La espectacular persecución de unos atracadores por las autopistas del sur de Florida acabó este viernes con un trágico final. Cuatro personas resultaron muertas, entre ellos los dos ladrones, que habían secuestrado una camioneta de reparto con la que se dieron a la fuga. Los otros dos muertos son el conductor del vehículo y alguien que se encontraba en el lugar cuando se desató el tiroteo final entre la Policía y los delincuentes.

El suceso comenzó en el centro de Coral Gables, un municipio del condado de Miami-Dade. Hacia las 16.17 hora local (las 22.15 en la España peninsular) dos individuos, al parecer haciéndose pasar por carteros, entraron en la joyería Regent, en la conocida Miracle Mile de la localidad, con intención de asaltarla. Sin embargo, el dueño del establecimiento se enfrentó a ellos con un arma de fuego. En el tiroteo que se desató, una empleada resultó herida en la frente por una bala perdida, mientras que otro proyectil fue a impactar en el edificio del ayuntamiento, al otro lado de la calle.

Poco después, los atracadores -identificados como Lamar Alexander y Ronnie Hill, ambos de 41 años, secuestraron a punta de pistola una furgoneta de la empresa de paquetería UPS, llevándose consigo al conductor y emprendiendo la huida. Tomaron la autopista de peaje Florida’s Turnpike en dirección norte y luego la Interestatal 75, llegando a cruzar el límite con el vecino condado de Broward, con varias patrullas de Policía tratando de darles caza y helicópteros de cadenas de televisión locales retransmitiendo los hechos en directo.

Después de recorrer en torno a 50 kilómetros, un atasco de tráfico impidió a los atracadores seguir avanzando a la altura de la localidad de Miramar. Entonces se produjo un tiroteo con los agentes, en el que murieron los dos ladrones, el conductor secuestrado y una persona que se encontraba en el lugar, según informaron a los medios el agente especial de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) George Piro, y el jefe de la Policía de Coral Gables, Ed Hudak.

No está claro si el trabajador de UPS -Frank Ordóñez, de 27 años- y el transeúnte murieron por disparos de los delincuentes o de la Policía en el intenso intercambio de disparos, capatado por las cámaras.

ABC INTERNACIONAL

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *